2018-06-04

MINISTROS DEL G7 RECRIMINAN A ESTADOS UNIDOS POR TARIFAS AL ACERO Y ALUMINIO

Para este año y el próximo el FMI proyecta un crecimiento de la economía global a un ritmo no visto desde el 2011. Frente a esta previsión y con una abultada agenda por discutir, se reunieron hasta ayer sábado durante tres días los ministros de economía y finanzas de los países del G7 en Whistler, Columbia Británica, Canadá, como anticipación a la cumbre de mandatarios de las economías más grandes del planeta: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón; a realizarse en Quebec la próxima semana y a la que tiene planeado asistir el presidente Trump.  El ambiente de este encuentro preliminar, antesala de la reunión de los mandatarios, se enrareció por la confirmación el jueves pasado por parte del Secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, que Estados Unidos sí impondrá una tarifa del 25% al acero y del 10% al aluminio a Canadá, México y Unión Europea, aranceles que estaban en suspensión hasta verificar la dirección y tono de las negociaciones del NAFTA con Canadá y México, y las conversaciones sobre tratados comerciales con la UE. Los aranceles entraron en vigencia a las 00:01 del viernes 1 de junio. Adicionalmente la administración Trump impondrá cuotas, no nuevos aranceles, a Argentina, Australia, Corea del Sur y Brasil. Bruno Le Maire, ministro de finanzas francés, fue directo y crudo en su opinión acerca del encuentro “…fue un G7 tenso y difícil. Yo diría más bien un G6 + 1, más que un genuino G7”, aseveró sosteniendo que los aranceles son injustificados.

El G7 enfrenta la crisis más importante desde su formación en 1970 y las fricciones se presume destilarán mutuas recriminaciones la próxima semana en Charlevoix, Quebec.

Pero si el tono enunciado por el ministro galo fue recriminatorio, la conclusión del evento fue todavía más lejos. Los países aliados de la UE y Canadá amenazan con acciones de retaliación a las tarifas norteamericanas y en el documento sumario de la reunión elaborado por el ministro canadiense de finanzas Bill Morneau, expresaron su preocupación y decepción por las medidas comerciales adoptadas por Estados Unidos,  “…la comunidad internacional enfrenta significativos problemas económicos y de seguridad que deben ser abordados como frente común por los países del G7…cuyos miembros continúan haciendo progresos a favor de sus pueblos, pero es evidente que esta colaboración y cooperación se ha puesto en riesgo por acciones comerciales en contra de los otros miembros”, sostiene el documento, señalando a EE.UU., el más importante miembro del G7 por el tamaño de su economía, como el responsable del clima de tensión creado en el manejo de la economía global y quien debe realizar decisivos esfuerzo por apaciguar los ánimos como preámbulo a la cumbre de mandatarios la próxima semana en Quebec. Los ministros participantes conminaron al Secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, a transmitir al presidente de los Estados Unidos, las conclusiones del encuentro preliminar y la unánime preocupación por las medidas proteccionistas. 

 

 

 

FUENTES: FINANCIAL POST, FOX BUSINESS