2018-06-17

EXPORTACIONES PRETROLERAS DE VENEZUELA A CHINA, EN PICADA.

La empresa estatal PetroChina espera que los embarques de petróleo desde Venezuela durante junio sean la mitad de lo normal. Esto significaría que la importaciones chinas del preciado hidrocarburo desde el país caribeño con las reservas más grandes del mundo, durante el mes de julio podrían ser las más bajas en ocho años. El aparato burocrático y de gobierno “chavista” lucha con un declive paulatino de la producción producto de una obsoleta infraestructura que va colapsando en distintos frentes de la cadena de extracción y semi refinamiento. El promedio anual de producción enero-abril del primer cuatrimestre comparativo, es el más bajo de las tres últimas décadas. El deterioro de la infraestructura no le ha permitido al país aprovechar la reciente racha cíclica al alza en los precios del petróleo, sumando a las pérdidas físicas el costo de oportunidad que se tranza en el mercado especulativo financiero. “Una de las mejores cosas del petróleo venezolano era su estabilidad de volúmenes durante todos estos años, y a un precio competitivo…pero ahora se ven en muy mala forma, sin dinero para actualizar sus puertos, ni siquiera para extraer el componente de agua del petróleo que venden.”, sostuvo un oficial gubernamental en condición de anonimato por no existir permiso para referirse al tema. Solamente un súper tanque, el “New Pearl”, está programado arribar al país durante el mes de julio. Lo hará a la oriental provincia de Shandong cargando 2 millones de barriles comparado con el record mensual de 11 millones en marzo. Será la menor importación mensual desde el 2010. “Incluso si el país cayera bajo una nueva administración, tomaría mucho tiempo y asistencia internacional corregir el rumbo y reestablecer la producción…”, dijo un analista de RBC Capital Markets, dirigido por Helima Croft, en una nota dirigida a la redacción de REUTERS. 

Venezuela fue el octavo proveedor de petróleo de China el año pasado con 435,400 bpd. Este año ha caído a la novena posición con 381,300 bpd. Pero no solo la cantidad ha caído, sino también la calidad. PDVSA ha disminuido las operaciones de sus instalaciones que convierten el crudo pesado en petróleo exportable como insumo a las refinerías chinas. Muchas de ellas, independientes, han salido a comprar este producto de menor calidad y que exige más elaboración para refinarlo, pero al no haber tanta oferta de crudo pesado a buen precio en el mercado, han decidido cambiar su dieta hasta que dure la racha.

 

 

FUENTES: REUTERS