2018-07-02

ACUERDO CREA SEGUNDO MAYOR PRODUCTOR DE ACERO DE EUROPA

El más grande negocio de la industria del acero europeo desde la adquisición de Arcelor por Mittal en el 2006 se selló ayer sábado con la firma del acuerdo de joint venture entre la alemana ThyssenKrupp y la hindú Tata Steel. Éste llega luego de un memorando conjunto establecido en septiembre del año pasado después de dos años de negociaciones para encontrar fórmulas conjuntas que permitieran a las dos compañías enfrentar en mejor forma la volatilidad del mercado en un contexto sobrecapacidad,  y se comienza a materializar en el ambiente de la reciente guerra comercial que ha perturbado los mercados. El joint venture 50-50 se denominará ThyssenKrupp Tata Steel, contará con 48,000 trabajadores y ventas por 19.900 millones de dólares. La culminación del trato se espera para finales de este año o principios del próximo, dependiendo que tan rápido avancen las gestiones con los organismos antitrust de la Comisión Europea.

La base de esta operación conjunta estará en Holanda y su idea nació de la visión de largo plazo establecida por Heinrich Hiesinger, CEO de ThyssenKrupp, con un plan para transformar su conglomerado que se jacta de producir desde acero a submarinos, en una compañía de tecnología acerera. Desde su punto de vista, este enfoque representa “La única solución para crear un valor adicional de 5,000 millones de euros para ambos, ThyssenKrupp y Tata Steel, debido a sinergias imposibles de conseguir de manera individual”. El presidente de Tata Steel, por su parte, declaró que esto creará “una sólida compañía productora de acero paneuropea, estructuralmente robusta y competitiva”.

Línea de producción de acero de ThyssenKrupp en Europa

Desde el anuncio de las tarifas al acero en Estados Unidos, el valor de las acciones de las acereras europeas ArcelorMittal, ThyssenKrupp, Salzgitter y Voestalpine han perdido entre un 8 y un 17% de su valor. En este contexto, Heisinger ha tenido una presión adicional de los inversionistas en ThyssenKrupp por obtener mejores condiciones al acuerdo con Tata Steel, ya que desde el momento en que se comunicó el trato el año pasado hasta ahora, la acerera india ha tenido un peor desempeño que su par alemana, creando una diferencia de valoración de mercado importante. Esta diferencia sería compensada una vez que se dé la oferta pública inicial de acciones del joint venture, con una tajada más grande del pastel para ThyssenKrupp.

Lo cierto es que que cuando dos gigantes se dan la mano, nace un coloso del acero.

 

 

FUENTE: NIKKEI ASIAN REVIEW